El mantenimiento regular del filtro de habitáculo garantiza la seguridad y protección de la salud del conductor y sus ocupantes. Los vehículos más avanzados tienen entre sus prioridades la innovación constante de los sistemas de seguridad. Un coche cuenta con múltiples dispositivos de protección, pero los airbags y los cinturones de seguridad son dos de los principales elementos que nos protegen en caso de accidente. Sin embargo, frecuentemente olvidamos las amenazas invisibles para la conducción: alérgenos, gases tóxicos, hongos, bacterias… Un filtro de habitáculo de alto rendimiento impide que estos “invitados no deseados” entren en el interior de nuestros vehículos, y de ahí a nuestros pulmones.

El filtro de habitáculo anti-alérgenos FreciousPlus de Mann-Filter está pensado para garantizar la máxima salud y confort de los pasajeros, ya que es capaz de retener alérgenos y bloquear el crecimiento de hongos y bacterias:

  • Atrapa casi el 100% de los alérgenos
  • Reduce el crecimiento de hongos y bacterias más de un 98%
  • Bloquea la materia particulada casi por completo (PM2,5)

El filtro de aire del habitáculo FreciousPlus de Mann-Filter mejora la calidad del aire gracias a sus tres capas diferenciadas:

  1. Su primera capa de filtro de partículas elimina la materia particulada nociva con un diámetro aerodinámico por debajo de las 2,5 micras (PM2,5), además de partículas gruesas como el polvo o los productos de la abrasión de los neumáticos. Estas partículas minúsculas son aproximadamente 70 veces más pequeñas que la anchura de un cabello humano y pueden penetrar en profundidad en los pulmones
  2. La segunda capa contiene carbón activo que proviene de la cáscara del coco. Este absorbe casi completamente los olores desagradables y los gases nocivos, como el óxido de nitrógeno, el dióxido de azufre y el ozono, del flujo de aire.
  3. La tercera capa, un innovador recubrimiento biofuncional especial, tiene efecto antialergénico y antimicrobiano. De este modo, los conductores están protegidos de los alérgenos, bacterias y hongos del sistema de aire acondicionado. Su función antialergénica contiene una nueva capa de filtro gracias a un recubrimiento de polifenol de origen natural. Los polifenoles se generan de forma natural en muchas plantas, como el té verde, la granada y los cítricos, y son capaces de retener alérgenos convirtiéndolos en inocuos.

Los filtros de aire del habitáculo convencionales solo evitan que partículas como polvo, polen y hollín del diésel, junto con olores, se abran paso hacia el coche a través del sistema de ventilación. Pero quienes padecen asma y alergias, niños y quienes viajan en coche habitualmente necesitan una protección superior. La última generación de filtros de aire del habitáculo Mann-Filter absorben casi todos los alérgenos y evitan la propagación de bacterias y hongos en el habitáculo.