El filtro de habitáculo de Baldwin, distribuido en España y Portugal por Imprefil, protege a los pasajeros del polen, las bacterias, el polvo y otros elementos en suspensión en el aire, reduce la acumulación de polvo y suciedad en el interior del vehículo y aumenta el rendimiento y la efectividad del aire acondicionado y la calefacción. Todo esto redunda en una mayor seguridad y evita accidentes.

Todos los filtros de habitáculo de Baldwin están fabricados de acuerdo con las especificaciones de equipo original para brindar la mejor protección disponible. La mayoría de los filtros de habitáculo se encuentran en una ubicación que lo hace moderadamente fácil de acceder y reemplazar. Estos filtros suelen estar ubicados debajo del capó, o detrás o debajo de la guantera.

Imprefil, siguiendo la normativa de Baldwin, aconseja que el filtro de habitáculo se cambie cada año o cada 14.000-16.000 kilómetros. Los filtros de habitáculo de automóvil de Baldwin vienen con instrucciones de instalación fáciles de usar. Estas instrucciones indican paso a paso dónde ubicar el filtro de habitáculo y cómo reemplazarlo.

Imprefil, consciente de la necesidad de ofrecer a sus colaboradores un servicio de calidad orientado a la mejora de sus negocios, y atendiendo la creciente preocupación de los usuarios de automóviles, industria y vehículo industrial tanto por su seguridad como por el medio ambiente, recomienda que aconsejen a sus clientes realizar una revisión de su filtro de habitáculo.