El continuo crecimiento de los requisitos en los vehículos actuales y futuros en equipamiento, seguridad y confort limitan cada vez más el espacio de instalación del sistema de propulsión en el vehículo. Por ello, GKN ha desarrollado las denominadas Juntas Homocinéticas Countertrack, que transmiten la misma potencia con un diámetro más reducido (la reducción del tamaño es de un 10% de media).

Esto es posible gracias al característico perfil en “S” de la pista de rodadura (ver contorno naranja en el gráfico) y a la colocación de las pistas en oposición entre ellas (ver flechas opuestas en el gráfico), de ahí el nombre “Countertrack”.

Este novedoso diseño permite reducir el rozamiento interno, el nivel de temperatura y el tamaño, además de aumentar la transferencia de par y el ángulo máximo de giro. Desde GKN destacan las siguientes ventajas:

  • Mayor ángulo de giro ( 25%) y reducción de pérdida de potencia del 30%.
  • Reducción del peso en un 15% y del tamaño en un 10%.
  • Reducción del consumo de combustible y menor emisión de CO2.
  • Reducción del rozamiento interno y menor temperatura.
  • Gracias a la reducción de temperatura, se puede absorber y transmitir hasta un 25% más de par.

Además, con la misma potencia, el espacio entre ejes es mayor. Con ello los diseñadores disponen de más espacio interior y una oportunidad de mejorar otras características de conducción.

Esta nueva generación de juntas, denominadas Countertrack SX, se pueden adquirir ahora como pieza de repuesto y es importante tener en cuenta que, en caso de reparación, no hay que olvidar que las Transmisiones y Juntas Homocinéticas con Tecnología Countertrack de GKN sólo pueden ser reemplazadas por la misma tecnología, para asegurar el funcionamiento correcto del sistema de transmisión del vehículo sin perder prestaciones.

Igualmente, las Transmisiones y Juntas Homocinéticas SX de GKN no son intercambiables por otro tipo de diseño. En el caso de que se sustituyera una junta con tecnología SX por otra con un diseño genérico sin esta tecnología, el conductor del vehículo notaría de inmediato una limitación en los giros.

También hay que tener en cuenta, según la compañía, el elevado riesgo de fallos que podrían producirse en el vehículo, debido a que las juntas convencionales no ofrecen a la transmisión tanto espacio de movimiento cuando se necesita todo el recorrido del amortiguador y/o con los giros completos de la rueda. Como resultado de esta acción, la transmisión iría dañando permanentemente la junta.