El número de vehículos con propulsión alternativa registrados es pequeño, en comparación a los vehículos con motores de gasolina o diésel, pero las nuevas formas de propulsión están revolucionando la industria del automóvil. Liqui Moly no es ajeno a este tema y lanza al mercado una innovación: Hybrid Additive, un complemento especial para el combustible desarrollado exclusivamente para vehículos híbridos.

Hybrid Additive es también un híbrido, al unir dos propiedades: estabiliza la calidad del combustible y limpia el sistema de inyección. En los vehículos híbridos la propulsión principal corre a cargo del motor eléctrico, mientras que el motor de combustión es un simple auxiliar. La mayoría de las veces entra en servicio por un breve espacio de tiempo. “Con ello aparecen dos problemas”, según la experiencia de David Kaiser, que dirige el Departamento de Investigación y Desarrollo de Liqui Moly.

“El combustible permanece más tiempo en el depósito y envejece más”, señala David Kaiser, comparándolo con el caso de vehículos que funcionan exclusivamente con motores de gasolina o diésel. Una dificultad añadida son los residuos en el conducto de inyección debido a los intervalos cortos e irregulares de funcionamiento. Pero Hybrid Additive estabiliza la calidad de la gasolina, protege de los sedimentos en el sistema de inyección y elimina los residuos existentes.

Con la llegada de esta innovación, la empresa subraya su competencia en el desarrollo, en una industria que se va a enfrentar a grandes cambios. La razón hay que buscarla en diferentes megatendencias y una de ellas es la electromovilidad. “Para nosotros, 'Made in Germany' significa, además de calidad, sobre todo cambio a través de innovación. Por ello, la investigación ha sido siempre para nosotros uno de los pilares de nuestro éxito”, explica David Kaiser.

Liqui Moly se ha preocupado de los motores de combustión desde que se fundara hace 60 años. A la vista de la experiencia, era lógico centrarse en los electrohíbridos, dentro de la propulsión alternativa. Con respecto a las cifras mundiales de registros, los vehículos híbridos son los líderes en la propulsión alternativa. Según Statista y IHS Autoinsight, hasta 2025 la diferencia aumentará claramente con respecto a los vehículos eléctricos. “Hemos apostado por el caballo ganador”, subraya el director de I D. “Debido a que los motores diésel juegan un papel marginal en los híbridos, con tendencia a la baja, hemos puesto en el mercado un aditivo para gasolina”.

También los lubricantes han sufrido un cambio, pero tan sólo en su apariencia: las etiquetas de los bidones de 1 y 5 litros se han complementado con un pictograma de híbridos. De esta manera, conductores y mecánicos comprobarán de un vistazo, si el aceite de motor es apto para vehículos híbridos.