Motul ha desarrollado la gama Specific con lubricantes 100% sintéticos hechos a la medida de cada tipo de vehículo y cumpliendo con unas determinadas exigencias y normativas, tanto del fabricante como del mercado. En este sentido, Motul acaba de reformular su Specific 2290 para adaptarse a la normativa marcada por PSA. Junto con el 2312, la compañía es capaz de ofrecer soluciones para todos los motores del mercado de PSA.

El Specific 2290 y el 2312, que cumplen las normas de regulación de emisiones Euro 4, 5 y 6, son lubricantes 100% sintéticos de altas prestaciones que proporcionan estabilidad térmica y garantizan una plena compatibilidad con los sistemas de descontaminación, preservando así la limpieza del motor, además de evitar el engomado de los segmentos.

El lubricante Specific 2290 5W30 está formulado para todos los vehículos con gasolina de última generación o diésel “HDi” con o sin FAP (Filtro Activo de Partículas), requiriendo un aceite homologado bajo PSA B71 2290. A través de la especificación de PSA, se impone a los lubricantes de motor un poder de respuesta al elevado estrés térmico, a la vez que una gran compatibilidad con los sistemas de descontaminación. Además, deben ofrecer protección frente al desgaste, limpieza en las cabezas de los pistones y tienen que controlar el aumento de viscosidad debido a la oxidación.

Asimismo, el 2290 posee la normativa C2, que destaca por sus propiedades “Fuel Economy”, y se ha reformulado para responder a las exigencias de duración y protección, incluyendo el control de LSPI (Low Speed Pre-Ignition) o “picado de bielas” para proteger los motores de gasolina de inyección directa y sobrealimentados.

Por otro lado, el Specific 2312 es un lubricante de altas prestaciones “Fuel Economy” diseñado para la última generación de motores diésel “BlueHDi” con SCR (Catalizador de Reducción Selectiva) del grupo PSA, que requieren un lubricante con la normativa PSA B71 2312. También está recomendado para la mayoría de motores de gasolina y/o diésel equipados con filtro activo de partículas (FAP), y que exigen un aceite con la misma homologación.

La fórmula exclusiva baja en cenizas sulfatadas, fósforo y azufre (Mid-SAPS), asegura una longevidad de los sistemas anti-contaminantes tales como el SCR (Selective Catalytic Reduction), y el FAP o DPF (Filtro de partículas Diésel). Motul destaca de este lubricante su protección máxima contra el desgaste y una limpieza eficaz, conservando sus altas prestaciones incluso en condiciones de utilización severas. Gracias a su baja volatilidad, se obtiene un consumo de aceite reducido y una mejor resistencia a la oxidación del aceite, permitiendo intervalos de mantenimiento extendidos determinados por el fabricante.

Además, responde a las exigencias elevadas en prestaciones y durabilidad validadas por numerosos ensayos. La norma PSA B71 2312 exige también propiedades de congelación mejores con el fin de reducir la fricción hidrodinámica del aceite. Este lubricante de grado SAE 0W-30 permite obtener una economía de carburante notable, sobre todo con el aceite en frío. Este grado exige una fluidez en frío, permitiendo una mejor circulación del aceite, una estabilidad instantánea de la presión del aceite, una soltura mayor en términos de revoluciones motor y una estabilidad de la temperatura motor más rápido. Además, este tipo de lubricantes permite reducir el consumo de carburantes y, a su vez, reducir las emisiones de CO2 para una mayor protección medio ambiental.