La condensación en un motor diésel puede penetrar en el sistema de combustible, contaminando el diésel y provocando un fallo en el motor. Mann+Hummel informa de que incluso el diésel de alta calidad puede contener trazas de agua, procedentes tanto del aire húmedo que entra por los sistemas de ventilación del depósito, como de la condensación que se forma en los depósitos de las estaciones de servicio o del propio vehículo.

Además, la composición de los combustibles diésel modernos ha cambiado en los últimos años: su contenido de azufre es mucho menor y presenta mayores proporciones de biocombustibles y aditivos. Esto provoca, según la compañía, que se formen gotas de agua muy pequeñas y estables en el combustible, lo que hace necesaria la instalación de un filtro de alta tecnología para la separación del agua y la suciedad, evitando así que se dañen los componentes del circuito de combustible, que se oxide alguna pieza o incluso que se produzca algún fallo del sistema y no se pueda arrancar el vehículo.

Ante esta creciente necesidad, Mann+Hummel ha diseñado un filtro de separación de agua en tres capas capaz de limpiar el combustible diésel de las partículas de agua y suciedad de un tamaño inferior a una décima parte del diámetro de un cabello humano. El filtro estará disponible a partir de ahora para el mercado independiente en calidad de equipo original. La referencia PU 12 004 se suministrará en un kit, junto con el prefiltro PU 5003, disponible como conjunto PU 12 010-2 z para la plataforma Mercedes HDEP (Actros y Evobus).

El combustible circula del exterior al interior a través del filtro de combustible diésel Mann-Filter PU 12 004 z en tres etapas:

  1. En la primera, el medio filtrante elimina las partículas de suciedad sólidas del combustible diésel con fiabilidad.
  2. La segunda etapa de filtrado utiliza un vellón coalescente, que retiene incluso las gotas de agua más finas de la emulsión de combustible/agua y las combina para formar gotas mucho más grandes.
  3. En la tercera etapa, un tamiz hidrofóbico asegura que las gotas agrandadas no entren en el sistema de inyección. La gravedad provoca que el agua separada se acumule en una cámara de recogida de agua en el módulo de filtro. Un sensor avisa en cuanto existe la necesidad de drenar o desviar el agua manualmente.

Los sistemas de una y de dos etapas disponibles en el mercado alcanzan una eficiencia de separación relativamente baja, de entre un 35% y un 40% como máximo, por lo que no proporcionan una protección fiable para los sistemas de inyección modernos. El Mann-Filter PU 12 004 z separa más del 90% de las gotas de agua de los combustibles diésel de las estaciones de servicio actuales, incluso en el caso de gotitas diminutas de hasta diez micrómetros.

El nuevo producto es un filtro de elementos no metálicos, completamente incinerable y que puede reciclarse para proteger el medio ambiente. Además, Mann-Hummel destaca que este filtro facilitará el servicio al técnico a la hora de renovarlo o realizar alguna modificación gracias al cierre de bayoneta. “Cuando el mecánico gira la cubierta durante la extracción, el soporte de retención de la placa final del elemento se conecta firmemente con sus piezas de acoplamiento de la cubierta. Al desenroscar, este soporte de bayoneta garantiza que todo el elemento de filtro se libere y se levante de la conexión en la carcasa sin necesidad de ejercer la fuerza habitual. Así, la extracción resulta mucho más sencilla”.