Los amortiguadores y la suspensión no siempre están en las mejores condiciones a la hora de desmontarlos. Precisamente por ello, Liqui Moly sugiere el uso de su Desoxidante de cerámica con choque térmico (Ref.1641), que separa eficazmente las piezas pegadas entre sí por la oxidación, gracias a su enorme capacidad de fluencia en conjunto con el efecto lubricante de las partículas cerámicas. Este proceso se acelera por la acción del frío, que adicionalmente hace que las partes metálicas se contraigan, asegurando un fácil desmontaje y sin afectar o dañar otras partes o componentes. Además, tiene un efecto neutro sobre plásticos, pinturas y metales. Simplemente basta con rociar las piezas a soltar y dejar que el producto actúe según el grado de corrosión.

Después de la sustitución, Liqui Moly también garantiza un proceso de montaje más fácil, eficiente y profesional. Schmierfix (Ref. 1080) es una pasta especial extremadamente adherente y resistente al agua. Proporciona una excelente protección contra el desgaste, la corrosión y la oxidación y elimina las vibraciones y el ruido. Es ideal para lubricar los cojinetes. Extremadamente adherente, reduce la fricción y el desgaste. Resistente al agua caliente y también al agua marina. Es compatible con todos los materiales de sellado comunes y no contiene lubricantes sólidos. El uso es sencillo: antes de aplicar, se debe limpiar a fondo el punto de lubricación, eliminando la suciedad y residuos de lubricantes viejos. Luego, hay que aplicar una capa fina a los puntos de deslizamiento, siguiendo las instrucciones del fabricante.

En todo el proceso también hay un producto indispensable para la limpieza y desengrase de todas las piezas, el Limpiador Rápido (Ref.3318). Garantiza una limpieza rápida, con perfecta evaporación y un aprovechamiento real de los 500 ml de producto, además de que la lata se puede utilizar en cualquier ángulo.