Bosch ha alcanzado en 2020 la neutralidad climática en sus 400 localizaciones de todo el mundo. Además, en su compromiso con las prácticas comerciales sostenibles, el programa eXchange de Bosch Automotive Aftermarket para productos remanufacturados ayuda a ahorrar recursos y a proteger el medio ambiente, reduciendo las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Con el programa Bosch eXchange para motores de arranque y alternadores, Bosch ofrece una solución óptima y económica para la reparación de todo tipo de vehículos. El programa está compuesto mayoritariamente por productos remanufacturados en serie, que cumplen los mismos estándares que las piezas originales, teniendo que pasar rigurosas pruebas funcionales y de calidad. Según la compañía, “esto asegura a los talleres una alternativa de alta calidad y fiabilidad, a precios más bajos y para todas las reparaciones, tanto de turismos como de vehículos comerciales. Y todo ello, con la garantía Bosch eXchange”.

Además de ser una buena opción para reparaciones económicas, el programa de piezas de recambio también es una alternativa real en términos de protección del medio ambiente y del clima. En comparación con la producción de piezas nuevas, la remanufacturación requiere menos material y energía. Durante 2019, al remanufacturar motores de arranque y alternadores, Bosch ahorró unas 2.700 toneladas de diferentes metales. Esto se traduce en un CO2 equivalente (CO₂e) de aproximadamente 7.400 toneladas; o lo que es lo mismo, se necesitaría un bosque entero de alrededor de 590.000 hayas para absorber todo este CO₂e.