El cambio de imagen iniciado en Road House en su día con el estuche de las pastillas de freno tiene su culminación con el nuevo packaging del resto de sus productos. Más actual y homogéneo, está compuesto por un estuchado más robusto y versátil.

Road House unifica así la imagen de todos sus productos con un diseño corporativo más identificable. Distribuidores y clientes percibirán que el cambio se realiza progresivamente, de forma que durante un tiempo convivirán en los envíos la imagen anterior y la nueva.

El objetivo de esta innovación de Road House es lograr un packaging renovado, más funcional y diferenciador que permita mejorar la logística, el almacenaje y la gestión de toda su gama de productos.