El caudalímetro, pieza clave en la gestión y funcionamiento del motor, es el elemento encargado de medir la masa de aire que entra en el colector de admisión desde el exterior, información que, por medio de una conexión eléctrica, envía a la centralita del automóvil, sabiendo qué cantidad de carburante es necesario inyectar para realizar de manera óptima la combustión. Gracias a esto, se ahorra por una inyección de combustible adecuada y se consigue reducir la contaminación al controlar los niveles de gases emitidos.

Además de soluciones especiales para los fabricantes de vehículos, VDO suministra una amplia variedad de recambios para el mercado independiente, con el conocimiento y la experiencia que aporta ser fabricante para equipo original. Los caudalímetros forman parte de esta gama de recambios que, al igual que el resto de piezas originales, se caracterizan por su precisión y fácil instalación.

Desde Continental VDO advierten de las señales que pueden indicar que el caudalímetro no está funcionando correctamente:

  • En el cuadro de instrumentos, se ilumina, en los modelos que cuenten con él, el testigo de avería motor mediante EOBD del tipo P0100.
  • Se percibe una notable pérdida de potencia del motor.
  • Si por el tubo de escape sale humo muy oscuro o negro.
  • Alteraciones en el funcionamiento del motor, como ralentí irregular y marchas irregulares.

Si tras realizar la diagnosis se comprueba que la avería está en el caudalímetro, éste se debe sustituir por otro ya que se trata de una pieza que no tiene reparación al ser un sensor muy sensible. “Se trata de una pieza indispensable, por lo que es mejor no jugársela y apostar por recambios originales”, asegura el proveedor.

Por último, Continental VDO aconseja no mojar nunca el caudalímetro, ni limpiar con productos que contengan aceite, ya que, a causa de la humedad, puede fallar más fácilmente.