Hace muchos años que Wynn’s trabaja en garantizar que los vehículos mantengan el motor limpio y descongestionado de contaminación, de forma que proporcionen un óptimo rendimiento y evitemos posibles averías a largo plazo. Por eso, recomiendan que, para controlar las emisiones y pasar favorablemente la prueba de emisiones de la ITV, se realice un tratamiento de limpieza completo con aditivos Wynn’s de gama profesional:

  • Vehículos diésel: Diesel Extreme Cleaner y Diesel Pre-Emission Test Treatment que se aplican directamente en el depósito de combustible con un mínimo de 40 litros de gasóleo para limpiar los inyectores y reducir las emisiones de escape y el hollín, y Oil System Cleaner, que se añade en el depósito del lubricante antes de realizar el cambio de aceite y filtros.
  • Vehículos gasolina: Petrol Extreme Cleaner y Petrol Pre-Emission Test Treatment que se aplican directamente en el depósito de combustible con un mínimo de 40 litros de gasóleo para limpiar los inyectores y reducir las emisiones de escape y el hollín, y Oil System Cleaner, que se añade en el depósito del lubricante antes de realizar el cambio de aceite y filtros.

Los aditivos diésel Extreme Cleaner limpiarán los inyectores para eliminar la suciedad acumulada y restablecer el patrón de pulverización original, para obtener una mezcla de combustión óptima, mejorando el consumo de combustible y restableciendo el rendimiento del motor. Por su parte, Pre-Emission Test Treatment son aditivos reductores de emisiones específicamente formulados utilizando la última tecnología para reducir las emisiones y cumplir con los límites establecidos recientemente. Son el aditivo reductor de emisiones de acción más inmediata de la gama Wynn’s para dar una respuesta rápida y eficaz a la problemática actual de emisiones.

El aditivo Oil System Cleaner es un aditivo que limpia a fondo el sistema de lubricación e impide que el aceite limpio se ensucie nada más verterlo en el depósito con la suciedad acumulada en las paredes del propio sistema. Es un complemento fundamental para mantener el motor limpio de suciedades. Este trío de productos Wynn’s son el equipo anti-polución ganador indiscutible. No solo mejoran el rendimiento y potencia de nuestros coches y nos ayudan a tener un resultado favorable en la ITV, sino que también contribuyen a la protección del medio ambiente, permitiendo que los dispositivos anticontaminación de nuestros vehículos puedan hacer su trabajo correctamente.

Por otro lado, el filtro de partículas, conocido como DPF o FAP, es un componente del vehículo que preocupa a muchos conductores y talleres en el mundo. El filtro de partículas apareció por primera vez en el año 2007 con la entrada en vigor de la nueva normativa EU 4 de contaminaciones a nivel europeo. En esta normativa se produjo una reducción significativa de la cantidad de partículas de hollín o PM que podía producir un motor, lo que llevó a la introducción del DPF por parte de los fabricantes de automóviles y así reduciendo hasta en un 99% el hollín liberado al medio ambiente.

El material más común en el que está fabricado el filtro de partículas es carburo de silicio, este es un material poroso que permite la filtración del gas de escape reteniendo las partículas solidas de hollín producidas durante la combustión. La malla cerámica del DPF puede tener incrustaciones de óxidos de aluminio, titanio y paladio que facilitan la regeneración del filtro de partículas.

El problema de esta tecnología para los conductores ocurre cuando el DPF se satura u obstruye debido a la carga de hollín, en ese momento se enciende el indicador de avería motor y es posible que el vehículo pierda potencia y reduzca sus prestaciones. Para resolver este problema de la manera más rápida y económica posible Wynn’s recomienda utilizar Wynn’s Diesel Particulate Filter Regenerator. Este producto se basa en nanotecnología de catalizadores capaces de reducir en hasta 200⁰ C la temperatura necesaria para la autolimpieza (regeneración) del DPF, consiguiendo de esa manera una limpieza veloz y eficaz del filtro de particulas. Para ello basta añadir un bote de Wynn’s Diesel Particulate Filter Regenerator a medio deposito de combustible, dejar calentar el motor a ralentí durante 15 minutos y posteriormente conducir 30 km entre 70-100 km/h a velocidad constante.

Uno de los elementos críticos en la vida del DPF son los inyectores. Un mal funcionamiento de estos debido a la carbonilla acumulada en su tobera ocasionará una mala combustión lo que conllevará a una mayor producción de partículas de hollín, así como suciedad en otras partes del motor. De manera que para asegurar el mejor mantenimiento posible de nuestro vehículo y evitar problemas en el filtro de partículas u otros componentes como colector de admisión, EGR o turbo Wynn’s recomienda el uso de Diesel Total Action Treatment que añadido al deposito tiene la capacidad de limpiar inyectores, Turbo, EGR y DPF llevando así a cabo una limpieza a 360⁰ de nuestro vehículo y así evitando costosos problemas.

Por último, Wynn’s dispone de un producto exclusivo para uso profesional, el Wynn’s DPF Off-Car. En una garrafa de 5 litros que contiene un jabón perfecto para limpiar los depósitos de hollín y cenizas de los filtros de partículas una vez desmontados. Su fórmula especialmente diseñada no daña los metales preciosos presentes en el DPF asegurando su perfecto funcionamiento una vez se vuelve a montar en el vehículo.