Con la llegada de la primavera y del polen, la funcionalidad del filtro para el habitáculo resulta cada vez más importante para garantizar un aire limpio de impurezas dentro del vehículo y proteger a los usuarios. En Europa, aproximadamente un 40% de la población padece alergia al polen, cifra que aumenta continuamente, según el estudio “El cambio climático y la futura alergia al polen en Europa” de Environ Health Perspect.

Bosch Automotive Aftermarket lanza una campaña de imagen de filtros para el habitáculo bajo el lema “Filtros para el habitáculo Bosch: cuidando lo que importa”. Dentro de los diferentes materiales de comunicación que acompañan la campaña, destaca un vídeo con el que se pretende concienciar a los conductores de la importancia de este componente a la hora de eliminar polen, polvo, bacterias, micropartículas, gases nocivos y malos olores del interior del vehículo.

Bosch cuenta con una completa gama de filtros para habitáculo que engloba más de 600 referencias y tres diferentes tecnologías que se adaptan a las diferentes necesidades y presupuestos. Los filtros con capa de carbón activo absorben los gases nocivos y malolientes de manera fiable y filtran el aire separando el polen y el polvo fino. Por su parte, la gama Filter+ de Bosch proporciona una protección adicional para las personas alérgicas, al incorporar una capa antialérgica especial que neutraliza, de forma duradera, los alérgenos y las bacterias.

Aparte de proteger la salud de los ocupantes del vehículo, los filtros para el habitáculo de Bosch reducen la cantidad de depósitos en el sistema de aire acondicionado, ayudando a un funcionamiento energéticamente eficiente.

Se calcula que aproximadamente el 65% de los vehículos circulan con este componente en mal estado. Bosch recomienda su reemplazo cada 15.000 kilómetros o, al menos, una vez al año, especialmente antes de la temporada de polen y rinitis alérgica.