Bosch Automotive Aftermarket ha puesto en marcha una campaña promocional durante todo octubre, en la que se abonarán dos euros por cada kit de distribución con bomba de agua que adquiera el taller a lo largo del mes.

Las correas de distribución transmiten la potencia generada por el motor a los grupos secundarios del vehículo y también desempeñan determinadas funciones de control. Mientras están en funcionamiento, las correas de distribución están sometidas a cargas mecánicas, químicas y térmicas considerables. La velocidad elevada, la vibración y las temperaturas extremas también son origen de tensión para los componentes mecánicos, explican los expertos de Bosch.

Además, casi en el 70% de los motores, la correa de distribución también es responsable de impulsar la bomba de agua. De esta forma, se consigue un flujo constante de líquido refrigerante a través del radiador y el motor. La correa de distribución, el rodillo tensor, los elementos guía y la bomba de agua tienen que estar perfectamente ajustados para asegurar un funcionamiento fiable y una larga vida útil.

La correa de distribución está diseñada para impulsar el eje de distribución, que controla de forma precisa la distribución. En caso de una bomba de agua con fugas, la correa de distribución se ve expuesta a la fuga de líquido refrigerante cuyos productos químicos pueden dañarla. Los daños en la correa de distribución, a su vez, provocan fallos en el mecanismo de sincronización entre el cigüeñal y el eje de distribución, dando lugar a una avería generalizada en el motor.

La correa de distribución también sufre debido a las grandes tensiones soportadas por los elementos tensores o guía. Por ello, los fabricantes de vehículos definen unos intervalos de tiempo específicos para la sustitución de la correa de distribución, según el modelo y el tipo de motor. Si la correa de distribución también impulsa la bomba de agua, Bosch aconseja sustituir ésta junto con la correa de distribución. De esta forma, se evita una sustitución prematura de la correa de distribución, así como el gasto extra necesario que supone tener que adaptar una nueva bomba de agua.

Bosch Automotive Aftermarket cuenta en su programa con kits completos de correas de distribución que se incluyen en un único número de pedido, además de la correa de distribución, los rodillos tensor y guía, la bomba de agua y todos los elementos de montaje, junto con las instrucciones de instalación de la bomba de agua. Así, se consigue un ahorro de tiempo y de dinero al sustituir, por un pequeño importe adicional, la correa de distribución y la bomba de agua en una única intervención mecánica; y todo ello, con la calidad del equipamiento original y una cobertura del más del 90% de todos los vehículos europeos y asiáticos.