Cada vez son más los automovilistas que caen en la cuenta de que existe una alternativa inteligente al mercado de nuevos: el de usados. Tal es así que uno de cada tres conductores (33,6%) asegura haber cambiado el chip en favor de este último, según el estudio 'Crisis y ocasión' elaborado por AutoScout24 con motivo del Salón del Vehículo de Ocasión que abre sus puertas el próximo viernes en Ifema.

El informe de la plataforma de vehículos en la red despeja cualquier duda sobre el motivo de este cambio de percepción al señalar el mejor precio del VO como la principal causa en nueve de cada diez casos. Concretamente, la mitad de los encuestados asegura que la compra de un usado le permitirá ajustar su presupuesto, mientras que otro 37,5% reconoce que verá cumplido su sueño al hacerse con un coche que de otro modo no podría permitirse -con más equipamiento o de una gama superior-.

El estudio de AutoScout24 muestra que, sin embargo, casi la mitad de los españoles (49,6%) sigue convencido de que comprar un coche de ocasión implica tener que pasar más a menudo por el taller. La preocupación por la mecánica del coche se refleja también en que uno de cada tres conductores (33,6%) vería despejadas todas sus dudas si pudiera consultar el historial completo del vehículo (averías, reparaciones, etc.), a lo que se suma otro 56,3% de los encuestados que apreciarían esta posibilidad, aunque no lo ven determinante en su decisión de compra.

Otro punto a favor del mercado de usados -y un gran desconocido para buena parte de los españoles (31,1%)- es la garantía de hasta dos años que puede conllevar la compra de un VO a un vendedor profesional: al enterarse, dos de cada tres encuestados aseguraron que este factor podría hacerles cambiar de idea y decidirse por el mercado de ocasión.

Y aunque parece claro que los españoles se interesan por el mercado de ocasión debido al precio, existen ciertas discrepancias a la hora de determinar a partir de qué descuento merece la pena decidirse por un usado en lugar de uno nuevo. Así, casi la mitad de los compradores (49,6%) señala que un VO comienza a ser realmente atractivo cuando se mueve en precios entre un 40% y un 60% más baratos, aunque también hay quien (30,3%) estaría dispuesto a 'ceder' un poco más y vería con buenos ojos un segunda mano entre un 20% y un 40% por debajo que uno nuevo.