ICEA (Investigación Cooperativa entre Entidades Aseguradoras y Fondos de Pensiones) ha presentado el Informe sobre el Fraude al Seguro Español 2011. En el mismo se constata un incremento del 10,5% en los intentos de fraude al Seguro, que pasan de 118.470 casos analizados en 2010 a 130.959 casos investigados en 2011.

Los datos presentados señalan que el pasado año esos 130.959 casos habrían tenido un coste para el resto de los asegurados de 521,4 millones de euros. Sin embargo la actuación diligente de las aseguradoras en la detección e investigación de los mismos permitió abonar solo 157,1 millones, que era la cantidad real a la que se tenía derecho, suponiendo un ahorro de 364,2 millones de euros que se habrían pagado indebidamente si no se hubiera detectado y evitado el fraude.

De hecho, las aseguradoras han aumentado en más de un 15% los gastos de investigación pasando a destinar en 2011 cerca de 8 millones de euros, lo que supone que por cada euro invertido en lucha contra el fraude se consigue evitar pagar 46 euros a los defraudadores.

Por principales ramos, siete de cada diez de los intentos de fraude lo fueron en el seguro del automóvil, el 23% en Diversos y Responsabilidad Civil General (seguros de pymes, industrias, comercio, Responsabilidad Civil, caza...), y el 4% restante en los ramos de Vida, Accidentes y Salud.