Arval, compañía de renting de BNP Paribas, en un momento en el que el vehículo de ocasión se ha convertido en la primera opción de movilidad para buena parte de los conductores por su buena relación garantía-precio, cerró el pasado año con 300.000 unidades vendidas en Europa.

En opinión de Arval, las buenas cifras alcanzadas en el mercado de VO dan muestra de cómo la percepción del conductor con respecto al vehículo usado ha cambiado con la crisis, pasando a ser un negocio rentable para las redes de distribución.

Sin duda, el renting, que aporta al mercado más del 50% de la oferta total de coches entre tres y cinco años, representa la principal opción para los conductores que buscan un modelo casi nuevo.

Arval España contribuyó a esta cifra con una estratégica red de canales de distribución, que le permitió llegar eficazmente a los diferentes compradores, reduciendo el tiempo medio de stock hasta los 28 días.

Esta red diversificada integra canales que van desde la subasta hasta la compra directa, contemplando en ambos casos tanto la venta presencial como la venta online, lo que hace posible cubrir todo el arco de preferencias y tipos de comprador, ya sea particular o profesional.

Aunque los conductores siguen prefiriendo desplazarse hasta la exposición para ver los coches in situ antes de comprar o pujar por ellos, los escaparates virtuales (www.motortrade.arval.es para profesionales y www.arvalocasion.es para particulares) ganan enteros, hasta el punto de que el 86% de la oferta española de Arval se vende directamente a través de web.