Una gran parte de los coches usados que se venden en nuestro país tienen un valor residual casi testimonial, pues como indica la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto) el 42% de los vehículos de segunda mano que se han vendido en el primer cuarto del año tienen un valor residual (depreciación de un vehículo teniendo en cuenta su edad, kilometraje e imagen de marca) menor de 3.000 euros.

Esta estadística no hace más que confirmar que la mayor parte de las transferencias de usados están copadas por coches viejos, con muchos kilómetros, poco seguros y habitualmente con menos garantías respecto a su estado general. En esta línea, el 50% de las ventas contabilizadas hasta abril correspondieron a modelos con más de diez años de antigüedad.

Por el contrario, los concesionarios tienen muchos problemas para cubrir la demanda de coches "jóvenes", sobre todo de coches de entre uno y tres años de antigüedad, que acumulan un déficit de stock de más de 10.000 unidades hasta abril. Esta situación está provocando que los precios de los usados sigan subiendo, en concreto un 7,3% el mes pasado, hasta los 10.518 euros de media, según datos del portal Coches.net

"Una parte muy importante de los coches usados que se venden en España son casi chatarra, lo cual es un indicativo más de que nuestro parque automovilístico no frena su envejecimiento", expuso el presidente de Faconauto, Jaume Roura.

Para el dirigente, es imperativo que ese 42% de coches con un valor residual menor de 3.000 euros se sustituya por modelos más seguros y poco contaminantes. "La media de edad de los coches usados no bajará hasta que el mercado de coches nuevos no alcance niveles de reposición más altos para un país como el nuestro", agregó.

El precio de los vehículos de ocasión continúa su escalada imparable y lo hace ahora con más fuerza. Durante el pasado mes de abril, el importe medio de los usados se situó en los 12.793 euros, con un incremento del 4,5%, desveló el 'Observatorio europeo de precios' de la consultora experta en VO e Internet AutoScout24.

Resaltar, en ese sentido, que el precio del VO encadena ocho meses de subidas consecutivas, después de que en 2008 se desplomaran los valores residuales en torno a 3.000 euros, y tardaran en recuperar posiciones debido, entre otros motivos, a su desposicionamiento en precio frente al nuevo por las promociones y ayudas del Plan Pive.

La plataforma internacional atribuye esta tendencia alcista de los precios a la disminución de la oferta de vehículos de ocasión en paralelo a una demanda creciente, lo que está propiciando un aumento de las importaciones que, por primera vez desde 2005, subieron un 18,1%, dicen los últimos datos de Ganvam.

Así, este fenómeno impulsa el precio del VO al alza por, sobre todo, el mayor coste de los vehículos procedentes de los países europeos de los que más importamos, Alemania y Francia, donde se paga de media 16.658 y 16.342 euros, respectivamente, lo que supone un 30% más frente al VO nacional.

España se está convirtiendo en uno de los mercados más atractivos de VO para otros países, fundamentalmente de la Unión Europea, que están aprovechando el posicionamiento del usado para colocar con agilidad y buen precio sus stocks en países con escasez de oferta como el nuestro, siendo los vehículos de gama alta los más demandados.

No en vano, el componente aspiracional y de status de marcas como Audi o Mercedes las elevan a los primeros puestos de importaciones, con crecimientos interanuales del 54% y 31%, respectivamente, seguidas de BMW, con una subida del 25%.

Otras marcas de volumen como Volkswagen, asociada a valores de calidad y fiabilidad, y con sus emblemáticos Golf o Polo entre los más deseados, también aumentaron sus entradas en un 36%, apuntan los datos de Ganvam relativos al primer trimestre.