El Grupo Bosch espera una ralentización del crecimiento económico a nivel mundial. Ante esta realidad, la empresa tecnológica y de servicios espera lograr en este ejercicio un crecimiento de sus ventas de entre el 3 y el 5%. Franz Fehrenbach, presidente de la Alta Gerencia de Bosch, lo anunció durante la conferencia de prensa sobre el balance celebrada en la sede central de la empresa cerca de Stuttgart. "Las incertidumbres económicas se mantienen y siguen siendo muy grandes, aunque la crisis de la deuda en la zona Euro se ha distendido un poco", continuó Fehrenbach. En el primer trimestre de 2012, las ventas crecieron alrededor del 5% en comparación con el ejercicio anterior, a pesar del enfriamiento de la coyuntura mundial y del difícil desarrollo en algunos mercados europeos. El crecimiento porcentual más grande se consiguió en el área de Técnica Industrial, seguido de Técnica de Automoción. El desarrollo del área empresarial Bienes de Consumo, Seguridad y Comunicación fue más bien discreto.

Durante el recién finalizado ejercicio de 2011, Bosch ha crecido más de lo esperado, a pesar de la débil coyuntura mundial. Las ventas crecieron en un 9%, alcanzando la cifra de 51.500 millones de euros. El resultado antes de impuestos es de 2.600 millones de euros, después de haber alcanzado 3.500 millones en el ejercicio anterior. En este sentido, los beneficios de las ventas se situaron en el 5,1%; es decir, por debajo de los objetivos fijados. Ya en enero de este año, durante la presentación de las cifras provisionales, Bosch citó como causas las cargas adicionales derivadas del aumento del coste de las materias primas y los efectos del tipo de cambio. Además, se realizaron importantes inversiones en proyectos de desarrollo en las áreas de futuro como la electromovilidad o las energías renovables.

Bosch ha fortalecido en 2011 su posición en el mercado de las tres áreas empresariales. "Los grandes esfuerzos realizados para mejorar nuestra posición en el mercado durante la crisis financiera y económica, han dado sus frutos", dijo el responsable financiero, Stefan Asenkerschbaumer, con vistas a los resultados de las áreas. El área empresarial más grande, Técnica de Automoción, logró el ejercicio pasado unas ventas de 30 400 millones de euros, con un crecimiento del 8,2% respecto del ejercicio anterior.

La demanda hacia productos que proporcionan una mayor eficiencia energética, más seguridad y mayor confort en los vehículos tuvo un comportamiento especialmente bueno. Aquí se incluyen, entre otros, sistemas de inyección directa de gasolina, sistemas diesel de bajo consumo o el Programa Electrónico de Estabilidad ESP, que fue desarrollado por Bosch. Entre 2011 y 2014, Bosch quiere incrementar las cifras de ventas anuales considerablemente: En el sistema Common Rail se quiere pasar de 7,2 a 9,6 millones y en los sistemas de inyección directa de gasolina de 4 a 8,6 millones. "Bosch contribuye de forma importante a la protección del medio ambiente. En este sentido, la protección climática significa crecimiento para Bosch", dijo Bernd Bohr, presidente del área empresarial Técnica de Automoción. La demanda hacia sistemas de asistencia al conductor, tales como los sistemas basados en cámara de video o sistemas predictivos de frenada de emergencia, también crece continuamente. Por eso, se espera que el porcentaje de vehículos nuevos equipados con sensores de radar se cuadruplique entre 2011 y 2016, alcanzando el 16%.

Bohr prevé, en general, unas buenas oportunidades de crecimiento en el área de Técnica de Automoción: "En cada vehículo fabricado este año en todo el mundo habrá productos de Bosch por un valor de unos 400 euros. A largo plazo este valor se incrementará debido a la electromovilidad." Bosch invierte anualmente unos 400 millones de euros en este importante campo de futuro. Actualmente, la empresa ofrece ya un amplio programa de productos: cinco modelos de motores para el accionamiento eléctrico, tres variantes de inversores para la gestión energética, así como sistemas de baterías de iones de litio. "Nuestra estrategia de diversificación es una premisa para nuestra gran ventaja: la competencia en sistemas", explicó Bohr. "Solo los que dominen el conjunto de los sistemas, serán capaces de integrar la electrónica de potencia en la transmisión".