El mercado español de automóviles finalizó este complicado año con 722.703 unidades vendidas, lo que supone un crecimiento del 3,3%, respecto al ejercicio anterior, como vaticinaban las asociaciones del sector.

Señalar, en este sentido, que diciembre registró un nuevo alza del 18,2%, con un volumen de 60.513 unidades, donde el canal de particulares volvió a mostrar su fuerte crecimiento.

Sin duda, los protagonistas de 2013 fueron los Planes de Incentivo puestos en marcha por el Gobierno, véase el Plan Pive, en sus cuatro ediciones, y el Plan Pima Aire, que provocaron un fuerte impulso, hasta conseguir batir la marca del año 2012.

Pese a todo, el mercado continúa registrando un volumen anormalmente bajo para el nivel que, por renta per cápita y desarrollo económico, deberíamos tener. A nivel europeo, España se ha diferenciado del resto de países, gracias a estos planes, y junto con Reino Unido han sido los únicos que han terminado el año en positivo.

Sigue habiendo, no obstante, una fuerte necesidad de renovar el parque automovilístico, porque a pesar del impulso, los volúmenes tan bajos no permiten una renovación adecuada del parque de vehículos, que arrastra un déficit de renovación durante la crisis de más de 2,2 millones de vehículos.

Por canales, los particulares en diciembre volvieron a registrar un fuerte incremento (35,9%), con un total de 40.086. Este canal finaliza el año con unas matriculaciones de 398.788 unidades y un incremento acumulado del 18%, alcanzando una cuota en el volumen total del mercado del 55%.

De igual modo, el canal de empresa, por segunda vez en 2013, presentó un crecimiento en el mes de 3,8%, con 16.684 unidades. Sin embargo, las dificultades de acceso a la financiación por parte de las compañías hace que presente una caída acumulada del 15,5% y un total de 190.092 matriculaciones.

Por último, el de alquiladores retrocedió un 33,3% el pasado mes, con 3.743 unidades. En 2013, este canal matriculó 133.823 unidades, con un descenso acumulado del 2,1%.

David Barrientos, director de comunicación de Anfac, afirmó que el año 2013 ha superado las cifras de 722.000 matriculaciones. "El mercado español ha crecido en los últimos tres trimestres del año y en el último lo ha hecho a un ritmo del 22%, un incremento que no se producía desde el segundo trimestre de 2010", destacó.

No obstante, apuntó, el volumen del año sigue siendo bajo para el potencial del mercado español. Recordó seguidamente que uno de cada dos turismos que circulan por nuestras carreteras ya tiene más de 10 años. "Los planes de renovación son necesarios todavía para mantener el consumo y apuntalar la recuperación económica".

En palabras del presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, "los planes de estímulo se han revelado como un auténtico revulsivo para el mercado en un momento en el que la crisis y la falta de financiación lastraban la cifra de matriculaciones y, como consecuencia, la salud financiera de nuestras redes de distribución que, según nuestros datos, han comenzado en esta recta final del año a alcanzar el breakeven".

La única gran petición de Ganvam para 2014 es que el Gobierno adopte con rapidez y contundencia una decisión sobre la continuidad de estos planes. "La incertidumbre es siempre muy mala consejera, bien porque retraiga la decisión de compra a la espera de nuevas ayudas, bien porque se pierda la inercia positiva de ventas conseguida de estos últimos meses de subidas", matizó a continuación.

Jaume Roura, presidente de la patronal de los concesionarios Faconauto, expuso, por su parte, que "desde los concesionarios no podemos hablar de que haya sido un buen año". Nuestras redes están preparadas para vender más de un millón de coches, y las poco más de 700.000 matriculaciones de 2013 quedan todavía lejos de las expectativas que tenemos.

En cualquier caso, agregó, el principal objetivo del año, que era salvar y mejorar la situación del mayor número posible de concesionarios, se ha cumplido gracias, sobre todo, a la dinamización que para el mercado han supuesto los planes Pive y Pima Aire.

"Encaramos 2014 con un poco más de optimismo y con el propósito de que las mayor parte de nuestras empresas vayan entrando en números 'negros' y sigan manteniendo el empleo. Este objetivo, como hemos vuelto a pedir al Gobierno, pasa por seguir manteniendo los incentivos que han vuelto a acelerar el consumo en nuestro sector", concluyó.