Durante este mes de enero la promoción media por coche fue de 4.000 euros, lo que significa un incremento del 35% en el esfuerzo promocional respecto a enero del 2012 y ello aunque los incentivos del PIVE no estaba ya operativos al haberse acabado su dotación presupuestaria.


El esfuerzo promocional total en los concesionarios alcanzó los 199 millones de euros en el arranque del año, según los mismos datos. El precio medio efectivo (lo que paga en última instancia el cliente) se situó en enero en los 19.104 euros por unidad, un 10% menos que hace un año. Mientras que el precio de venta la público (PVP) fue de 23.103 euros, un 3,2% menos.
"Los concesionarios estamos comprometidos con la renovación del parque impulsado por el PIVE, por eso en enero mantuvimos el pulso de las promociones para que los automovilistas pudieran seguir aprovechándose de unas condiciones muy favorables para cambiar de coche, aunque la mayor parte del mes el plan PIVE no estuvo ya operativo, al haberse acabado su presupuesto, y pese a que después conocimos que el PIVE 2 no iba a tener carácter retroactivo", ha declarado Jaume Roura, presidente de Faconauto.