La balanza comercial de la industria automovilística española cerró el primer semestre del año con un superávit de 4.292,5 millones de euros, un 24,4 % más que el mismo periodo del curso anterior.

El resultado se debe, según datos del Ministerio de Economía y Competitividad, a un saldo favorable de 7.199,8 millones de euros ( 20,4 %) de los fabricantes de automóviles.

Estas empresas han encontrado en los mercados emergentes una compensación a las pérdidas de ventas en los países de la UE, hasta ahora tradicional destino de los principales contingentes exportadores.

El dato de los fabricantes de automóviles contrarresta parcialmente con el déficit de 2.907,3 millones (-15 %) en la industria de componentes.

Las exportaciones del sector se elevaron a 17.194 millones de euros, un 14,5 % del total exportado, cifra que supone un crecimiento del 5,9 % sobre enero-junio de 2012.

Señalar, en este sentido, que la industria automovilística ha ganado peso en los contingentes exportadores de las empresas españolas, pues su cuota semestral es la tercera en importancia, únicamente superada por el 21,2 % de los bienes de equipo y el 15,1 % de la alimentación y, por delante del sector químico.