La industria automovilística española registró en octubre un superávit comercial - diferencia entre exportaciones e importaciones - de 671,2 millones de euros, representando un fuerte descenso del 32,5% respecto al mismo mes de 2012, indicó el Ministerio de Economía.

Esta caída del saldo positivo se explica por el notable crecimiento del mercado nacional, que provocó que las importaciones de automóviles y motocicletas se dispararan un 49,7%.

Así, en octubre las exportaciones automovilísticas mantuvieron su buen tono, al subir un 12%, con 3.345,6 millones de euros. No obstante, las importaciones crecieron a un ritmo muy superior, hasta alcanzar los 2.674,4 millones de euros, un 34,1% más.

Al crecimiento del 49,7% de las importaciones de coches y motos (1.056 millones de euros) debido al 'tirón' del mercado doméstico, se sumó un significativo crecimiento del 25,6% en las importaciones de componentes (1.618,4 millones de euros), propiciada por el aumento de la carga de trabajo de las fábricas de automóviles.

En los diez primeros meses del año se mantiene la tendencia de crecimiento del superávit comercial de la automoción (rozando los 14.000 millones, como publicamos en esta web la pasada semana). El saldo positivo, de hecho, ascendió a 6.700,4 millones de euros, con una progresión del 9,8% respecto al mismo período de 2012.