La crisis económica ha traído consigo la destrucción de unos 124.000 puestos de trabajo directos en las fábricas de automóviles, factorías de componentes y concesionarios ubicados en España, remarca el informe de la Federación de Industria de CC.OO. 'La Industria de Automoción. Balance de la Crisis y Propuestas de actuación'.

El estudio detalla cómo ha incidido la pérdida de empleo en cada uno de las actividades del sector del automóvil. La más afectada ha sido la industria de fabricación de componentes, que, entre 2007 y 2012, ha perdido 61.000 puestos de trabajo.

No obstante, la fabricación de componentes registra una mejoría en los últimos dos años, al tiempo que la plantilla registrada al cierre del pasado año (185.046 trabajadores) es superior a la de 2010 y 2009, gracias sobre todo a la recuperación del empleo en esta industria durante 2011.

La coyuntura se ha cebado también con el sector de distribución de automóviles. CC.OO. calcula que entre 2007 y 2012 ha desaparecido el 20% de los concesionarios, lo que ha supuesto asimismo la destrucción de 49.793 puestos de trabajo.

El impacto de la crisis económica ha sido menor en el sector de fabricantes de vehículos, que ha acabado con 13.000 empleos en el lustro comprendido entre 2007 y 2012, lo que supone una disminución del 18,9%.

En concreto, los fabricantes de automóviles instalados en España contaban en 2007 con un total de 72.331 trabajadores, mientras que al cierre del pasado año esta cifra se había reducido hasta 56.669 efectivos.