El neumático es un elemento vital para la seguridad del vehículo y sus ocupantes, no en vano es el único elemento de contacto entre el automóvil y la carretera. En este sentido, resulta vital no sólo llevar los neumáticos en buen estado, sino también elegir qué tipo de cubiertas se montan en el coche. Así lo ha puesto de manifiesto un estudio realizado por el organismo alemán TÜV SUD Automotive.


En él se analizan las diferencias entre un neumático premium y un neumático del segmento "budget", esto es, del segmento más enfocado al precio. Pues bien: los resultados son categóricos, ya que la diferencia en frenado entre los dos tipos de cubiertas son de 4,1 metros en una frenada en superficie seca y de ¡24,7 metros! en una frenada de emergencia en superficie mojada.


Así, para pasar de 100 a 0 kilometros/hora en carretera seca, un neumático premium necesita de 39,6 metros, mientras que una cubierta budget requiere de 43,7. Esos poco más de cuatro metros pueden suponer embestir a un vehículo o atropellar a un peatón. Pero la cifra se dispara sobre superficie mojada, ya que en este caso una cubierta de gama alta necesita sólo de 74,9 metros para detener el vehículo, mientras que otra de gama baja necesitó 96,6 metros.