La provincia de Valladolid figura a la cabeza de la Comunidad Autónoma de Castilla y León en el ranking de siniestros leves de automóvil, con una media diaria que ronda el medio centenar, aunque estos accidentes se han reducido una cuarta parte desde 2007, según los datos ofrecidos por Asociación Empresarial del Seguro (Unespa).

Las campañas de sensibilización de la DGT, el carné por puntos, el endurecimiento de las penas y la reducción del tráfico provocada por la crisis económica han servido para lograr en los últimos años un drástica reducción del número de accidentes con víctimas mortales, tendencia que también se ha reflejado en los accidente leves y que, en el caso de Castilla y León, se ha traducido en un descenso del 23,8% desde 2007.

En el último año, la caída regional fue del 4,26%, porcentaje ligeramente superior a la media nacional, que se situó en el 3,94%. Sólo en Baleares (0,16%) se apreciaron subidas.

Este descenso también coincide con una bajada del número de vehículos asegurados en España, que en 2013 cayó el 0,4% respecto al año anterior. Así, en diciembre estaban asegurados 28,5 millones vehículos, 126.674 menos que el mismo mes de 2012.

La media nacional de accidentes leves se sitúa en los 4.699, lo que supone que cada 18 segundos hay un siniestro leve en algún punto de España.

Al tratarse de una siniestralidad básicamente urbana y estar estrechamente ligada a la densidad del tráfico, los promedios más elevados se concentran lógicamente en las provincias con grandes ciudades.

Valladolid figura a la cabeza de Castilla y León con una media diaria que ronda el medio centenar de siniestros, mientras que en el lado opuesto aparece Soria, donde se contabilizan 8,4 accidentes leves al día. Tras Valladolid, aparece la provincia de León con 47,6 accidentes diarios, seguida por Burgos (38,1), Salamanca (30,1), Zamora (16,5), Palencia (15,5), Ávila (15,29) y Segovia (14,8).

Estas cifras contrastan con los 629 golpes de chapa que diariamente se contabilizan en Madrid, los 509 de Barcelona o los 225 de Valencia, provincias que ocupan los tres primeros puestos.

Tanto a nivel nacional como en Castilla y León, el viernes es el día que más golpes de chapa se producen, probablemente porque es una jornada de mayor utilización del vehículo privado con vistas al fin de semana, por delante de los lunes.