Panasonic Corporation y Trend Micro Incorporated anuncian una asociación para desarrollar conjuntamente una solución de ciberseguridad que permitirá detectar y prevenir los ciberataques contra vehículos autónomos y conectados. Ambas empresas tienen como objetivo el lanzamiento comercial después de 2020.

Esta alianza tiene como objetivo alcanzar un alto nivel de seguridad en los automóviles autónomos y conectados a través del desarrollo de una solución para detectar y evitar intrusiones en las Unidades de Control Electrónico (ECU, por sus siglas en inglés) que controlan comportamientos de conducción tales como la aceleración, dirección y frenado, así como el infoentretenimiento dentro del vehículo (IVI, por sus siglas en inglés) de dispositivos que incluyen sistemas de navegación automotor y dispositivos telemáticos.

Los riesgos de que los hackers puedan tomar el control de los sistemas de dirección y frenado en los coches conectados son reales. A diario se descubren nuevas vulnerabilidades de seguridad y esto supone un riesgo de explotación remota. Por tanto, es más importante que nunca no sólo implementar medidas de seguridad en cada vehículo, sino también analizar los nuevos ataques monitorizando constantemente los sistemas en el vehículo desde la nube y utilizar los resultados para implementar contramedidas contra los ciberataques a todos los vehículos.

Esta alianza aprovechará la tecnología de prevención y detección de intrusiones Control Area Network (CAN) de Panasonic y Trend Micro IoT Security. La tecnología de Panasonic podrá detectar cualquier comando no autorizado enviado al ECU que controle la actividad de conducción, mientras que Trend Micro IoT Security, que utiliza la inteligencia y experiencia de seguridad global de Trend Micro como el análisis de malware, se implementará en dispositivos IVI, como sistemas de navegación automotor para detectar ataques que buscan explotar vulnerabilidades a través de Internet. Fruto de esta asociación, los eventos identificados por ambas tecnologías serán recopilados y enviados a una plataforma de análisis en la nube para detectar y bloquear el tráfico sospechoso.