Audi va a destinar una tercera parte de su presupuesto en innovación para el desarrollo de coches eléctricos, servicios digitales o conducción autónoma. El objetivo es que una cuarta parte de sus ventas sean de coches eléctricos en 2025, como parte de una estrategia vinculada al escándalo de las emisiones de Volkswagen y como respuesta al reto Tesla, según informa la revista Fortune y recoge Faconauto en su página web.

En el caso de que se cumplieran sus planes, el fabricante alemán vendería 450.000 unidades eléctricas, de forma que se convertiría en el principal rival de Tesla, que pretende alcanzar los 500.000 coches vendidos en 2020. La misma fuente indica que, salvo BMW, el resto de fabricantes alemanes van rezagados en el impulso de la movilidad eléctrica, pero el Grupo Volkswagen se ha visto obligado a reaccionar después del asunto de los motores diésel.

En cuanto al mercado en Europa, los datos de ACEA muestran cómo de los 14,2 millones de coches matriculados el año pasado en Europa, sólo 186.170 fueron eléctricos y 234.170 híbridos. Y, según Jato Dynamics, mientras las matriculaciones de eléctricos crecían a un ritmo del 55% el año pasado, este lo hacen a un 15% y en lo que va de ejercicio las ventas alcanzan las 37.000 unidades.