El motor de un Renault Laguna II no se detiene al pulsar en interruptor de parada. Tras provocar el calado del motor, no se puede accionar el arranque al pulsar el interruptor.

La causa de la anomalía, nos detalla AveriasResueltas.com, es el funcionamiento defectuoso del tarjetero/lector de tarjetas, el cual no es capaz de detectar la presencia de la tarjeta.

En el vehículo diagnosticado, el lector de tarjeta tiene dos contactores que reconocen la posición de la tarjeta, de cuya conmutación depende la alimentación eléctrica de las funciones del vehículo.

Para ver la solución completa pulse aquí.