Larga duración, calidad superior y el más alto grado de seguridad son algunas de las características que se esperan de las baterías de alta tensión para vehículos.

Por eso, las baterías de iones de litio tienen que ser diseñadas para alcanzar una duración de al menos 150.000 km, y hasta 15 años de vida útil. Aún así, después de pasar todo este tiempo en el coche, la batería conserva el 80 por ciento de su capacidad de almacenamiento y rendimiento originales.

 

"El desarrollo de una batería de alta tensión para un vehículo que sea, al mismo tiempo, rentable, potente y fiable, no es ciencia ficción", mantiene Joachim Fetzer, miembro de la dirección de la división Gasoline Systems y responsable de electromovilidad en Robert Bosch GmbH.

En los próximos cinco años, Bosch tiene la intención de ofrecer baterías que serán el doble de potentes. Al mismo tiempo, la compañía está explorando nuevas tecnologías de baterías.

Tecnología de iones de litio.

Durante los próximos años, esta tecnología tiene aún mucho potencial que ofrecer. Las baterías de hoy en día tienen una densidad de energía de, aproximadamente, 115 Wh / kg, pero tienen el potencial de llegar hasta los 280 Wh / kg.

Para la investigación de la próxima generación de baterías de iones de litio, Bosch ha unido sus fuerzas con GS Yuasa y Mitsubishi Corporation en una empresa conjunta llamada Lithium Energy and Power.

En palabras de Fetzer, el objetivo de esta joint-venture es conseguir que las baterías de iones de litio alcancen el doble de potencia. Para la consecución de este objetivo, los socios han puesto en común sus respectivos puntos fuertes.

GS Yuasa puede aplicar su experiencia en la optimización de células para la creación de una batería con una mayor densidad de energía y el consiguiente aumento de autonomía. Bosch, por su parte, aporta su experiencia en la gestión compleja de baterías y la integración de los sistemas.

Baterías post iones de litio.

El departamento de investigación central de Bosch está trabajando en tecnologías de baterías post iones de litio, como, por ejemplo, el litio-azufre, una tecnología que ofrece una mayor densidad de energía y capacidad. La firma estima que la primera batería de litio-azufre estará lista para su producción en serie a mediados de la próxima década.