Bosch se posiciona como proveedor de sistemas de propulsión eléctrica. El proveedor ofrece todos los componentes que integran un propulsor eléctrico moderno, desde el motor eléctrico, o la electrónica de potencia, hasta la batería o el dispositivo de recuperación de la energía de los frenos y, además, tiene la capacidad de unir esos componentes en un sistema completo. La mejor prueba de esto se puede ver en el Fiat 500e, un coche eléctrico, de diseño italiano, al que Bosch ha suministrado el grupo propulsor al completo.

El Fiat 500e dispone, gracias al motor eléctrico SMG 180/120, diseñado por Bosch, de una potencia de 80 kilovatios. El motor síncrono de imán permanente es la fuerza del sistema motriz. El motor eléctrico ofrece, ya desde el arranque, un par de giro de 196 Newton metros. La interface central entre el motor eléctrico y la batería es el módulo INVCON 2.3 de Bosch. La electrónica de potencia es el centro de conmutación del propulsor eléctrico. Este sistema se encarga deconvertir la corriente continua, que se almacena en forma de energía en labatería, en corriente alterna para el motor eléctrico y viceversa. Cuanto más eficiente es la electrónica de potencia, mayor es la autonomía. El sistema de Bosch dispone, en combinación con el motor eléctrico, de un grado de eficiencia del 92 por ciento. Con ello, los propietarios de este automóvil pueden aprovechar la capacidad de la batería al máximo. El convertidor DC/DC transforma la alta tensión en electricidad para la red de a bordo de 12 voltios que incluye, junto al equipo de sonido, otros consumidores como los grupos ópticos. Además, el convertidor DC/DC alimenta, con la energía eléctrica procedente de la batería de iones de litio, los sistemas de confort y de seguridad como la dirección eléctrica, el ESP® o los módulos de control de la red de a bordo.
Por otro lado, la electrónica de potencia es la que hace posible la recuperación de la energía de frenada en el Fiat 500e, y que es controlada por un componente de Bosch. Se trata de un sistema regenerativo de la frenada, que no requiere de bomba de vacío y que proporciona la mejor capacidad de recuperación posible. Esta función permite que la energía que se produce al frenar, y que de otro modo se perdería, regrese a la batería. De esa manera, y gracias al pack de baterías de Bosch, se consigue en el Fiat 500e una autonomía de unos 140 kilómetros. La batería de tracción completa es el almacén de la energía del grupo propulsor eléctrico. Estabatería se compone de celdas prismáticas con una capacidad total de 24 kilovatios hora y se puede recargar completamente en menos de 4 horas.