Los efectos de los componentes defectuosos de la dirección y la suspensión en la dirección del vehículo y, por lo tanto, en la seguridad de sus pasajeros son enormes. Particularmente con los modernos diseños de chasis, ZF Aftermarket destaca la importancia de que la interacción de todos los componentes relevantes sea 100% funcional. Además de los principales componentes del engranaje de la suspensión, también deben comprobarse y sustituirse regularmente pequeños elementos como son las piezas de caucho-metal.

Dentro del sistema del chasis, las piezas de caucho-metal absorben las vibraciones y el ruido no deseados. Actúan como conexión elástica entre los componentes individuales del chasis. Además, estas piezas influyen en la generación de ruido y en la transmisión, en el comportamiento de la dirección y en la estabilidad de la conducción, sobre todo, en los baches de la carretera, el frenado y las maniobras evasivas. El dimensionamiento específico y la forma de los componentes de caucho-metal influyen también en la puesta a punto del chasis. Mejora el comportamiento de la dirección y la estabilidad de la conducción con el apoyo de los cojinetes de soporte de la suspensión, los cojinetes del eje, los cojinetes del brazo de suspensión, los cojinetes de la barra estabilizadora o los cojinetes del cuerpo del eje. Dependiendo de la marca y el modelo, se pueden instalar hasta doce componentes de caucho-metal diferentes dentro del sistema del chasis.

Otras partes cruciales, además de los cojinetes de caucho convencionales, son los cojinetes con amortiguación hidráulica, concretamente en la caja del eje, el cuerpo del eje y los cojinetes del brazo de suspensión. Debido a las propiedades de amortiguación del fluido, además del núcleo de goma, los llamados soportes hidráulicos logran una reducción óptima de las vibraciones en rangos de frecuencia más altos.

Aunque las piezas de caucho-metal no se encuentran entre las piezas de desgaste clásicas, sus complejas tareas significan que están sujetas a altas cargas dinámicas y a influencias ambientales perjudiciales, como el calor o la sal para carreteras, factores que pueden llevar a un gran desgaste. Los daños en los componentes de caucho-metal del chasis no sólo perjudican la seguridad y el confort, sino que también pueden tener un impacto negativo en los componentes adyacentes del chasis. Si se detecta un defecto, las piezas afectadas deben ser reemplazadas inmediatamente, idealmente en pares, para una máxima seguridad.

Bajo la marca Lemförder, ZF Aftermarket ofrece una amplia gama de componentes de dirección y chasis en calidad de equipo original

La instalación y el retiro de los componentes de caucho-metal requiere herramientas adecuadas y a veces también herramientas especiales. Antes de desmontar, es esencial prestar atención a la posición del rodamiento para identificar la posición relevante para la instalación, una información que resultará importante más adelante durante el montaje. Por lo general, los expertos de ZF Aftermarket recomiendan marcar la posición de instalación con anticipación. En algunos casos, las marcas de posicionamiento en las propias piezas y/o en la posición de montaje permiten un ajuste preciso del nuevo rodamiento.

El aceite como ayuda para el montaje no debe utilizarse para las piezas de caucho-metal ya que corroe la goma y, por lo tanto, la daña. Una solución jabonosa es una opción más adecuada en este caso. Los pernos de fijación de los rodamientos del eje y del soporte de la suspensión sólo deben apretarse al par requerido cuando el vehículo vuelva a su posición original. Esto evita la distorsión dentro del cojinete, lo que llevaría a un desgaste prematuro de las piezas nuevas.

Se debe comprobar los guardapolvos de goma de las rótulas y los fuelles de dirección. También se aconseja a los mecánicos que comprueben si los guardapolvos de goma de las rótulas están desgastados, dañados o tienen fugas. Si las partículas de suciedad han entrado en la articulación, podrían disolver completamente la carcasa de la bola de plástico interior, dañar la bola y la carcasa de la articulación. Esto significa que la holgura de la articulación ya no cumpliría los requisitos. Lo mismo ocurre si se hace visible la corrosión por picaduras en los anillos de sujeción de los muelles de los fuelles. Durante la dirección, la rótula de dirección requiere una atención especial. Además de los capuchones, los fuelles de dirección deben ser revisados para ver si están dañados. ZF Aftermarket recomienda herramientas de presión para desmontar las juntas.

Para garantizar a los clientes una mayor comodidad de conducción, los talleres deberían considerar la posibilidad de utilizar piezas de repuesto con la calidad del equipo original, lo que asegura la interacción óptima de los distintos componentes.