Las grandes marcas de automóviles investigan para sacar nuevos prototipos al mercado, informa la web de EuroTaller en un artículo interesante que les adjuntamos íntegro. Hablamos de turbos eléctricos, múltiples turbos combinados o compresores volumétricos.

El futuro de los motores turbo se diseña en estos momentos: diferentes fabricantes ingenian ambiciosas propuestas tecnológicas que cambiarán la manera de conducir en los próximos años.

Los turbos eléctricos es la mayor apuesta de Audi para los tiempos venideros. El fabricante alemán quiere ofrecer mejores prestaciones basándose en el uso de compresores eléctricos, también conocidos como turbos eléctricos. El proceso se basa en la utilización de un motor eléctrico que comprime el aire y lo inyecta directamente en la cámara de combustión a muy bajas revoluciones.

Por su parte, BMW investiga en la sobrealimentación mediante turbocompresores. Empleando los Twin-Scroll para motores gasolina y el uso combinado de turbocompresores en motores diesel, la firma germana quiere crear un súper motor diesel con 4 turbocompresores y 400 CV.