Delphi Automotive PLC, por medio de su sistema integrado de radar y cámara, está ayudando a que la marca de automóviles Volvo ofrezca un paquete de seguridad estándar más completo y sofisticado a nivel tecnológico.

 

 

Su debut se produjo en el Salón del Automóvil de París, certamen que se está celebrando actualmente en la capital francesa. Allí, el Volvo XC90 es el primer coche del mundo que presenta frenado automático en las intersecciones.

 

El sistema de Delphi utiliza el Sistema Integrado de Sensor de Radar y Cámara (RACam), que incorpora sensor de radar, sensor de visión y fusión de datos en un módulo sencillo que permite control de crucero adaptado, advertencia de salida de carril, advertencia de colisión frontal y frenado autónomo para peatones, vehículos, animales y objetos generales.

 

El Volvo XC90 también brinda la segunda generación del radar de corto alcance de 76GHz, que detecta puntos ciegos, asistencia en incorporación de cambio de carril y alerta en cruces.