Google y Audi tienen previsto anunciar durante la Feria CES de Las Vegas (Estados Unidos) una colaboración conjunta en el desarrollo de sistemas de información y entretenimiento para el interior de los vehículos, fundamentado en el programa Android.

Otros objetivos marcados son divulgar proyectos con diferentes fabricantes y empresas tecnológicas, como la firma de chips Nvidia Corp., para posicionar a Android como una compañía determinante en los vehículos del mañana.

"El reto es permitir que los conductores y los pasajeros accedan a música, navegación, aplicaciones y sistemas similares a los que pueden utilizar en sus smartphones con el sistema operativo de Google", indicaron los responsables de Google.

Recordemos que Apple y Google ya compiten ferozmente en varios negocios digitales, desde móviles inteligentes y tabletas hasta aplicaciones móviles y navegadores de Internet.

Cada año, no en vano, se venden unos 80 millones de vehículos y camionetas en el mundo, lo que representa una excelente oportunidad para los sistemas basados en la web.

"El coche se está convirtiendo en el componente móvil por excelencia", considera Thilo Koslowski, analista de Gartner Inc, quien matiza que "Apple y Google tratan de forjar alianzas para incorporar su tecnología al vehículo".

Además de su colaboración con Google, se prevé que Audi muestre tecnologías que permitan que los vehículos se conduzcan por sí mismos en ciertas situaciones y por períodos breves.

Del mismo modo, Ford Motor Co. aprovechará el evento para mostrar un vehículo autónomo, mientras la alemana BMW llevará a cabo una exhibición de tecnología similar.

Por otra parte, diversos fabricantes, véase GM y Audi, han revelado planes de integrar chips celulares de cuarta generación, para que sus vehículos puedan conectarse a la web sin un smartphone.

GM planea instalar tecnología que proporciona una conexión inalámbrica de banda ancha en casi todos sus modelos de 2015, informó Phil Abram, su director de tecnología.

Los proveedores de tecnología también están ofreciendo alternativas que no obliguen a los conductores a desviar su atención de la carretera o retirar sus manos del volante. Apple ya cuenta con algunas tecnologías clave en esta área.

Su sistema de voz Siri, por ejemplo, puede leer mensajes de texto y correos electrónicos en voz alta y le permite al conductor dictar sus réplicas.

Mediante su iniciativa 'iOS in the Car', Apple pretende transformar el iPhone en una especie de cerebro para operar los electrónicos del tablero del vehículo, utilizando la pantalla integrada en el coche, para hacer uso de sistemas como información sobre mapas y el tráfico. Apple espera que unas doce marcas de automóviles adopten esta tecnología en 2014.