Aunque todavía está en sus primeras etapas, la tecnología de conducción autónoma se está volviendo cada vez más común y podría transformar radicalmente la forma en que nos trasladamos de un lugar a otro. La conducción autónoma transformará, por tanto, la apariencia de nuestros vehículos y hará que el viaje sea mucho más agradable.

La mentalidad de los usuarios cambia continuamente y se enfoca hacia la economía compartida, así como a soluciones de movilidad sin ataduras. Por lo tanto, la industria del automóvil debe adaptarse a ello. Marcas como Hyundai no están destinadas a ser simplemente fabricantes de automóviles, sino que también deben pasar a ser proveedores de servicios que brinden soluciones integrales a lo que, de manera individual, los clientes necesiten.

El Hyundai Ioniq es actualmente el único coche que ofrece a los conductores la posibilidad de elegir entre tres versiones “electrificadas” a partir de una misma carrocería. Ahora, Hyundai utiliza también este modelo para probar tecnologías de conducción autónoma de Nivel 4 en carreteras europeas.

La tecnología de conducción autónoma, cuando se integra en una infraestructura adecuada, ofrece todavía más beneficios aún a los conductores. Los semáforos inteligentes, por ejemplo, pueden comunicarse con vehículos autónomos. Esto tiene el potencial de hacer que las carreteras sean más seguras y aliviar su congestión.

El objetivo del vehículo de investigación autónomo Ioniq es mantener los sistemas de conducción autónoma lo más simples posible. Esto se ha logrado gracias a la utilización del radar frontal del control de velocidad inteligente que monta el modelo de producción en serie, así como a los detectores de ángulo muerto, ubicados en los laterales del vehículo, y a la cámara del asistente de mantenimiento de carril. Todos estos dispositivos están integrados en la tecnología LiDAR.

Hyundai es una de las pocas compañías del mundo que ya ha comenzado el desarrollo de la conducción autónoma de Nivel 4 en automóviles del segmento C. En los próximos años, Hyundai Motor Group seguirá invirtiendo para acelerar su desarrollo.

Actualmente, Hyundai Motor Group coopera con Aurora. Esto fortalecerá la asociación estratégica formada entre ambas compañías en 2018, bajo la cual Hyundai, Kia y Aurora han estado colaborando en tecnologías de conducción autónoma aplicadas al vehículo insignia del grupo, el Hyundai NEXO, un automóvil con pila de combustible. Con la nueva inversión, las compañías han acordado expandir la investigación a una amplia gama de modelos y construir una plataforma óptima para los vehículos autónomos de Hyundai y Kia.