La serie de motores K salió al mercado por primera vez en 1988, de la mano de Rover Group, para estos motores existen dos tipos de culata aplicados al mismo bloque. Estas culatas se designan K8 (8 válvulas SOHC) y K16 (16 válvulas DOHC). Posteriormente se incorporó el sistema VVC (Variable Valve Control), gracias al cual se consiguió aumentar la potencia, sin comprometer la flexibilidad ni el par a baja velocidad.

En este tipo de culatas, la posición del termostato no es la más óptima, lo que hace que el motor se caliente antes que el sistema y, a su vez, esté demasiado caliente cuando se abre el termostato que introduce una gran cantidad de refrigerante, causando una diferencia de temperaturas que puede provocar el fallo del componente más débil, la junta de culata.

Ajusa pone a su disposición la última generación de juntas de culata para motores K, compuesta por una junta multilámina de acero, dos centradores para ayudar a centrar y posicionar la junta de culata en el bloque de cilindros y un suplemento, que se utiliza cuando las culatas son rectificadas y su límite de rectificado supera los 0,20 mm.

Las recomendaciones para el desmontaje y montaje de la junta de culata se pueden leer pinchando AQUÍ.