La firma española Bluelife Battery ha puesto en marcha un sistema que permite regenerar las baterías de vehículos híbridos y multiplicar hasta cuatro veces su vida útil, reduciendo de esta forma el impacto ambiental y no generando residuos.

 

La compañía explica que al aumentar la vida útil de las baterías se minimiza el consumo de materiales pesados y se evita la exposición de materiales tóxicos imposibles de reciclar, el 9% del total.

Nacida en 2012 y orientada a desarrollar e implementar servicios integrales de acumulación energética, Bluelife Battery es la primera empresa a nivel mundial en desarrollar un sistema que garantiza reactivar el circuito activo de las baterías.

Además, los componentes de acumulación de energía sustituidos se emplean en otros proyectos relacionados con las energías convencionales y renovables, "por lo que el compromiso con el reciclaje y la reutilización está siempre presente".

Bluelife Battery calcula que el número de vehículos híbridos - que combinan motor de gasolina y eléctrico - que se beneficiarán de este sistema en España supera los 40.000, lo que supondrá a sus propietarios un ahorro de hasta un tercio del precio de una nueva batería.

Su consejero delegado, Alfredo Omaña, asegura que el aspecto medioambiental es clave en su filosofía y por ello han ideado un sistema que, "no sólo es limpio y reduce el impacto medio ambiental hasta una tercera parte, sino que va más allá".

"Nuestro esfuerzo en I D I está orientado a emplear los sistemas de acumulación obsoletos en diseños para acumuladores de energía, sistemas de gestión de renovables, puntos de recarga de vehículo eléctrico y sistemas de abaratamiento de energía", matiza.

Se trata de una actividad que se desarrolla íntegramente en España y que tendrá continuidad en un proyecto de investigación para sacar al mercado una batería propia que dé la posibilidad de una regeneración sin límites.