La tecnología diésel limpia, basada en los metales del grupo del platino (PGMs), es una opción viable para el transporte sostenible en la actualidad y a largo plazo.

De hecho, mediante la mejora de la inyección de combustible, el control electrónico en los motores y los controles de emisiones eficaces, los coches con diésel limpio pueden cumplir con los límites de emisiones actuales y futuros y proporcionar una eficacia de combustible elevada.

 

Destacar que los modernos coches diésel consumen menos combustible y emiten un 15% de CO2 en comparación con sus similares con motores gasolina, además de ayudar a los fabricantes a llegar a los objetivos de media de flota de CO2 de la Unión Europea para 2021.

Los sistemas de motores mejorados, en combinación con la tecnología de catalizador, permitirán la reducción real de las emisiones de conducción.

El platino, paladio y rodio - metales de la familia PGM - están recubiertos con un substrato que se alberga en el sistema de escape y que actúa como catalizador. Los PGMs son la clave para las reacciones de conversión y con ello mejoran de forma considerable la reducción de las emisiones en un 99%.