Una gestión automatizada y proactiva de la flota, que permita conocer en tiempo real el estado y movimiento de los vehículos para corregir rutas o incluso conductas inadecuadas-inesperadas al volante, puede aumentar la eficacia de una empresa en al menos un 10%, según las estimaciones de Arval, compañía de soluciones de movilidad de BNP Paribas.

Asimismo, una empresa, con independencia de su tamaño, puede ahorrar hasta un 20% anual en la partida dedicada a los gastos de combustible conectando su flota a una solución telemática, capaz de identificar dónde están los coches y el uso que se hace de ellos en cada momento, lo que demuestra que estamos ante una solución completamente transversal.

La combinación de una blackbox o caja negra instalada en el vehículo con una plataforma online, que permita procesar cada dato registrado en ella, hará tangible una mejora sustancial en diversas áreas de la empresa relacionadas directamente con la productividad, la responsabilidad social corporativa o la seguridad del conductor.

Más allá de las ventajas cuantificables en cifras, Arval Smart Experience busca facilitar el día a día de las empresas y de los conductores a través de herramientas tecnológicas ergonómicas - adaptadas a sus necesidades -, instaladas en soportes de última generación como tablets, smartphones, y con eco en las propias redes sociales.

En la práctica se traduce en un panel de servicios dinámico y completamente personalizable para cada flota, que hará posible una gestión de los vehículos y de los trayectos medida al segundo.