El sistema de frenado puede ser fijo, como el que está compuesto por zapatas o pastillas de freno, o móvil, que incluye los tambores o discos de freno. Para explicar su funcionamiento, el Blog 401 de Loctite ha incorporado una nueva entrada en la que define los diferentes frenos, cuya tipología va a depender de los elementos y la forma en la que se efectúa el desplazamiento de la parte móvil.

Así, se puede distinguir entre frenos de tambor y los de disco. En cuanto a los primeros, se trata de un elemento móvil compuesto por un tambor que va montado sobre el buje de la rueda por medio de unos espárragos, que se encargan de transmitir el movimiento. Además, se componen de un elemento fijo que va sujeto al puente y que se llama plato de disco.

El plato de disco está formado por unos elementos de fricción, llamados ferodos y unos mecanismos de accionamiento para las zapatas de freno, un elemento en el que Loctite profundiza en su post.