Juan José Pino Méndez es un profesional de larga experiencia en el sector del automóvil. Proviene de un sector en el que la siniestralidad tiene efectos devastadores tanto a nivel humano como material y de recursos públicos.

Esto le llevó a diseñar y patentar un dispositivo de seguridad activa, encargándole al ingeniero Eduardo Rendo el desarrollo del sistema denominado BBL (Before Braking Lights), para evitar o prevenir accidentes de vehículos por colisión trasera.

Se trata de un gran invento que las grandes marcas del automóvil consideraron incorporarlo, aunque sin el consentimiento del propietario de la patente. Hoy están en pleno proceso de negociación para que todos los usuarios puedan utilizar este invento que ayudará a salvar muchas vidas.

BBL es, además, una marca registrada y patente en los cinco continentes. De hecho, en la actualidad la firma cuenta con un equipo jurídico, un departamento de comunicación y una dirección comercial que se centran en trazar una única dirección consistente en que el BBL se convierta en el referente de los próximos 20 años en cuanto a dispositivos de seguridad activa se refiere.

Se instaló por primera vez sobre un coche en 2010, para poder comprobar en detalle el correcto funcionamiento del dispositivo durante 30.000 kilómetros. Al mismo tiempo, se realizaron las pertinentes adaptaciones para perfeccionar el sistema.

El dispositivo se conecta a la luz de freno superior trasera haciéndola parpadear al frenar bruscamente, desacelerando o en cualquier otra situación de peligro de colisión trasera, variando la intensidad de frenada o desaceleración, entre otras.