Seguro que te suenan algunas de estas expresiones pero ¿realmente sabes a qué se refieren y cuáles son las diferencias entre ellas? Todo eso va de una revolución que ya está aquí, con productos que se pueden contratar y resultados ya presentes en el día a día. Y también va de futuro, de un camino sin retorno por los derroteros de los datos, el conocimiento digital y su integración ya indisoluble con el mundo analógico, tal y como cuenta ISI Condal en su blog.

  1. Business Intelligence. El Business Intelligence es la capacidad para transformar los datos en información, y la información en conocimiento, de forma que se pueda optimizar el proceso de toma de decisiones en la empresa. En una herramienta de Business Intelligence que se precie, los datos deben abarcar la totalidad de los departamentos de una empresa y son analizados de forma automática y en tiempo real.
  2. Big Data. Es la base del Business Intelligence, es el motor. Porque son aquellas tecnologías y metodologías de procesamiento de datos que permiten tratar un gran volumen de datos a una gran velocidad. Sólo con esa manera de tratar datos el Business Intelligence puede integrar todas las fuentes de información y extraer de esos datos un conocimiento real y estructurado sobre lo que ha pasado o está pasando.
  3. Inteligencia Artificial. Con la Inteligencia Artificial entramos ya en territorio predictivo, un lugar diferente donde los algoritmos extraen patrones de los datos existentes y los proyectan hacia adelante. Es un estadio más avanzado y complejo en relación al Business Intelligence, que se ocupa de interpretar el pasado o el presente. Aquí ya estamos hablando de que una solución tecnológica puede predecir qué va a pasar de una forma consistente, con una base real. Que levanten la mano las personas que estáis leyendo y a las que os gustaría integrar ese conocimiento predictivo en su trabajo. Sobran palabras, porque es el viejo sueño de la bola de cristal hecha realidad y supone pasar de ser reactivos a ser proactivos, a avanzarse a las necesidades del mercado sin que nos pille ningún toro.
  4. Machine Learning o Aprendizaje Automático tiene su punto de partida en la Inteligencia Artificial y se define como una disciplina que crea sistemas que aprenden automáticamente. Aprender en este contexto quiere decir identificar patrones complejos en millones de datos, predecir comportamientos y que, además, ese conocimiento y experiencia modifique el funcionamiento futuro del sistema de forma autónoma, sin que sea necesaria la intervención de ninguna persona.