Renault, junto con Qualcomm Technologies y Vedecom, se encuentra inmerso en el proyecto Fabric para recargar las baterías de un vehículo eléctrico mientras circula. Con un presupuesto de nueve millones de euros, financiado en parte por la Unión Europea, la iniciativa se centra en la viabilidad tecnológica, económica y socio-ambiental de la carga dinámica de los vehículos eléctricos inalámbricos, leemos en el diario Abc.

Fabric, que se inició en enero de 2014 y continuará hasta diciembre de 2017, lo organiza un consorcio de 25 socios procedentes de nueve países europeos, entre los que figuran constructores de automóviles, fabricantes de equipos, proveedores de servicios y organismos de investigación sobre infraestructuras automovilísticas, viales y energéticas. El objetivo principal es proceder a un análisis de viabilidad de la carga dinámica de los vehículos eléctricos inalámbricos como medio de extensión de las gamas de vehículos eléctricos.

Una prueba práctica se ha desarrollado en una pista de pruebas de 100 metros de largo construida por Vedecom en Satory, Versalles (Francia), informa el periódico Abc. Qualcomm Technologies y Vedecom han instalado la primera parte del sistema de carga dinámica de los vehículos eléctricos en la pista de pruebas, mientras que Vedecom y Renault han integrado la parte secundaria en dos Renault Kangoo Z.E.

Vedecom lanzará próximamente una nueva fase de pruebas, que evaluarán el funcionamiento y la eficacia de la transferencia de energía a los vehículos para un amplio abanico de escenarios prácticos, incluida la identificación y la autorización de acceso, el acuerdo sobre el nivel de potencia entre la calzada y el vehículo, así como la velocidad y la alineación del vehículo con respecto a la pista.