En el mercado existen multitud de tipos de baterías diferentes que, en función de su utilización, están fabricadas de una forma u otra. Podríamos decir de una forma sencilla que una batería contiene en su interior diversos elementos que durante su carga sufren reacciones de forma que son capaces de generar y almacenar electricidad para luego ir liberándola poco a poco, en función de las necesidades.

Pero dependiendo de cuáles sean estos elementos internos, las baterías serán capaces de cargarse más o menos rápido, de almacenar más o menos carga y de suministrarla durante mayor o menor tiempo. Hay varios tipos que son los que se usan en automóviles. Los más comunes los de Niquel ??" Metal Hidruro y los de Litio ??" Ión, que actualmente son los que se están intentando usar cada vez más, aunque la tecnología avanza muy rápidamente.

En Motorpasiónfuturo han hecho un resumen de los principales tipos. Puedes ver el listado aquí.