La startup californiana Filld ha creado un servicio de repostaje de combustible a domicilio para ahorrar el viaje hasta la gasolinera más cerca a los conductores. Incluso, dependiendo del modelo, sería posible repostar en cualquier lugar a demanda del propio coche. Según recoge Faconauto en su página web, se están realizando pruebas con dueños seleccionados de Bentley, en el área de la bahía de San Francisco.

Cuando del depósito del Bentley llega a un cuarto de su capacidad, envía una señal a Filld para que uno de sus camiones vaya a realizar la carga. Los empleados de la startup pueden abrir el tapón del depósito en remoto mientras el dueño del coche puede vigilar toda la operación a través de su móvil. Según Filld, el precio será igual que el más barato ofrecido por las gasolineras del área de influencia.

“Nuestra visión es hacer que el servicio sea totalmente invisible, llenando el tanque automáticamente y sin que el cliente tenga que preocuparse nunca más por ir a la gasolinera”, explica Chris Aubuchon, fundador de la empresa. El proyecto piloto podría extenderse a otros modelos y a otras áreas geográficas.