El vicepresidente de desarrollo de la marca Tesla, Diarmuid O'Connell, anunció recientemente que las reservas del Model 3 ya han alcanzado la cifra de 400.000 unidades.

Se trata de un número espectacular en apenas dos semanas y para un vehículo que únicamente estará disponible a finales del año que viene. Ahora el problema para el fabricante es poder cumplir con los plazos y no superar los costes.

De hecho, muchas de las últimas reservas no recibirían su coche hasta 2019 o incluso hasta 2020, de aquí en cuatro años, si es que Tesla mantiene su calendario de producción. Para asumir tal cantidad de pedidos, la marca podría verse abocada a cambiar su modelo de producción.

Recordemos que sólo ha producido 100.000 unidades en toda su historia. El propio presidente de la compañía, Elon Musk, reconocía en su cuenta de Twitter que “definitivamente vamos a tener que repensar nuestro plan de producción”.

O`Connell, por su parte, apuntaba que ya estaban buscando la manera de hacerlo. Para ello les va ser de mucha ayuda las lecciones que han sacado de los retrasos en la entrega de su primer SUV, el Model X. Este coche fue retrasado durante años, y ha tenido que hacer frente a otro retraso en su producción.