Durante la estación invernal se debe extremar el buen estado del vehículo, debido a la climatología adversa y la reducción de horas de luz, sin olvidar que los neumáticos son el único punto de contacto con la carretera. Las condiciones climatológicas se endurecen y son muy cambiantes, por lo que hay que aumentar la prudencia en la carretera, estando atentos en todo momento para poder anticiparse a cualquier imprevisto, circulando siempre a una velocidad moderada y siguiendo los siguientes consejos de Confortauto Hankook Masters:

  1. Antes de salir a la carretera, lo más importante es saber cual será su estado y para ello es primordial conocer la previsión meteorológica. Así nos podremos anticipar a posibles situaciones adversas, ya que no es lo mismo conducir con lluvia que enfrentarse a un temporal de nieve.
  2. Una vez en carretera, vigilar el estado de la calzada. Las duras condiciones meteorológicas dificultan la conducción, y su climatología cambiante puede acarrear aquaplaning con lluvia, baja visibilidad con niebla, falta de tracción con nieve y pérdida de control con hielo.
  3. Adecuar la conducción al estado de la calzada. Dependiendo de si está seca, mojada, con nieve o hielo la distancia de frenado varía a igual velocidad.
  4. En carretera, mantener siempre una distancia de seguridad mayor y siempre con las luces de posición para aumentar la visibilidad del vehículo.
  5. No utilizar luces largas con niebla, ya que pueden “rebotar” provocando una peor visión.
  6. Con nieve, aprovechar las rodadas hechas por otros vehículos. En caso de ser demasiado profundas, se deben evitar ya que se corre el riesgo de dañar los bajos.
  7. Extremar la precaución con hielo, ya que es difícil de detectar en carretera. Por ello, la enseña aconseja prestar especial atención y aumentar la precaución en puentes o pasos elevados, ya que al circular el aire por debajo de ellos se produce un mayor enfriamiento; en las calzadas cercanas a los ríos, debido a la acumulación de la humedad y puede haber zonas congeladas con mayor facilidad; en los túneles o zonas muy sombreadas, donde el sol no da lo suficiente como para derretir las placas de hielo; y en los arcenes y carriles izquierdos, ya que al estar menos transitados tienen más probabilidad de formación de hielo.
  8. En las curvas, frenar y reducir la velocidad antes de comenzar a girar, ya que debido al efecto del peralte pueden aparecer también en su zona interior placas de hielo.
  9. Revisar periódicamente el estado de los neumáticos. No se debe olvidar que son el único punto de contacto con la carretera y que su estado influye decisivamente sobre el comportamiento del automóvil. Presión y profundidad del dibujo son factores clave a tener en cuenta para contar con la absoluta garantía de que cumple correctamente sus funciones y mantiene perfectamente sus prestaciones.
  10. En esta época del año, montar neumáticos de invierno o all-seasons si se vive en una zona donde las temperaturas suelen ser inferiores a 7º C. Si no es así, las cadenas o las fundas deben ser un complemento imprescindible en el maletero. Y es recomendable invertir 15 minutos en montarlas en casa antes de salir.