Desde el Real Automóvil Club de España (RACE) quieren recordar la importancia de proteger a los niños en sus desplazamientos al ir o volver del colegio, evitando riesgos. “Ya sea como peatón, en bici, en coche, en autocar escolar o en transporte público, debemos velar por la seguridad de los pequeños en todo el recorrido, involucrando a toda la comunidad escolar, policías y ayuntamientos”, destacan desde el RACE, que aboga por contribuir, entre todos, a mejora la educación vial de los más pequeños.

Entre otras medidas, el RACE aconseja crear espacios de seguridad en las zonas escolares, donde se concentran padres, niños y vehículos en determinados momentos, por lo que se debe contar con una señalización clara que delimite las áreas y evite riesgos. Para su control, el colegio debe supervisar y vigilar los accesos al recinto para evitar que los vehículos aparquen de forma indebida, así como establecer medidas que restrinjan el aparcamiento en el espacio destinado a la parada del autobús escolar.

En cuanto al aparcamiento de los vehículos, llegando incluso a ocupar dos y tres filas a la hora de apertura de los colegios, este hecho supone un problema para el tráfico, que puede verse afectado por el bloqueo de varios carriles. Otro problema derivado de un mal estacionamiento del vehículo es el que afecta a la ubicación de los niños en el coche, por lo que hay que asegurarse de la correcta colocación en su silla de retención infantil en las plazas traseras. Y, en el caso de ir en moto (hay limitaciones según la edad del niño), con su casco.

Si vamos a desplazarnos a pie, es importante conocer el recorrido, evaluar los riesgos y estimar los tiempos. Si hay que cruzar, debemos hacerlo por los pasos para peatones, respetando los semáforos, recordando la técnica de mirar antes de cruza, y caminando siempre por la acera. Cuando los niños circulan en bicicleta, es importante que se hagan ver con prendas reflectantes, además de señalizar las maniobras e ir pendientes del resto de usuarios, circulando con precaución.