Hijo de uno de los grandes representantes de la automoción de nuestro país, Francisco Aznar Roca -Paco para los amigos-, ha sabido labrarse a lo largo de los años su propia trayectoria en nuestro sector. Afable, inteligente y buena persona, señala con acierto que su profesión requiere "mucha implicación y dedicación" y vaticina unas próximas décadas complicadas, aunque con ligeros repuntes en el mercado.


En el número 237 de nuestra revista Talleres en Comunicación hemos mantenido una charla en la que nos contó un montón de cosas. Desde aquí puedes leerlo.