La novena ronda de la temporada, que se disputa el sábado 11 de mayo, marca el regreso de la Formula E a un enclave ilustre: por tercera vez, las carreras totalmente eléctricas se celebran en la versión reducida de Mónaco, probablemente el circuito urbano más famoso de la historia del automovilismo. El corazón del principado lleva acogiendo carreras desde 1929 y es, junto con Silverstone y Monza, uno de los circuitos más antiguos de gran premio.

En Mónaco, el equipo Audi Sport ABT Schaeffler continuará su lucha en la que hasta ahora ha sido la pugna por el título más ajustada en la historia de la Formula E. Los pilotos del equipo campeón en la última temporada, Lucas di Grassi y Daniel Abt, se encuentran actualmente en el cuarto y octavo lugar de la clasificación de pilotos. Ambos aún tienen posibilidades de obtener el título en las cinco carreras que restan. Una muestra de lo disputada que está este año la categoría. Y es que cada una de las ocho carreras celebradas hasta la fecha ha tenido un ganador diferente. Lucas di Grassi (una victoria y un segundo puesto) y Daniel Abt (dos terceros puestos) se han subido al podio en dos ocasiones cada uno. En Mónaco, su país adoptivo, Lucas di Grassi terminó segundo en la Fórmula E en 2015 y en 2017.

La Formula E es una serie de carreras FIA para automóviles completamente eléctricos. En 2018/2019, la quinta temporada de la Fórmula E, son once equipos y 22 pilotos los que están en la parrilla. Esta categoría compite por todo el mundo en circuitos temporales situados en los centros de metrópolis como Hong Kong, Berlín y la ciudad de Nueva York. Desde el 15 de diciembre de 2018 hasta el 14 de julio de 2019, el Campeonato de Fórmula E ABB FIA ofrecerá un total de 13 asaltos en doce sedes diferentes. Cada carrera dura 45 minutos, más una vuelta.

Schaeffler es uno de los cofundadores de la Formula E. En 2016/2017, el Equipo Audi Sport ABT Schaeffler ganó el título de pilotos (Lucas di Grassi) y en 2017/2018, el campeonato por equipos (Lucas di Grassi / Daniel Abt). Schaeffler ha estado aportando su know-how al desarrollo del conjunto propulsor desde 2015, demostrando su experiencia en tecnologías de futuro y presentando soluciones para la movilidad sostenible del futuro desde la competición.